Nacional

Más de 200 mil personas han sido desplazadas tras el golpe de Estado en Birmania

Más de 200.000 personas han sido desplazadas de sus hogares en Birmania tras el golpe militar del 1 de febrero, advierte la ONU.
 

Por Raúl Durán

-
Más de 200 mil personas han sido desplazadas tras el golpe de Estado en Birmania Más de 200 mil personas han sido desplazadas tras el golpe de Estado en Birmania

Birmania - El conflicto entre el Ejército y las guerrillas étnicas tras el golpe de Estado del pasado 1 de febrero en Birmania (Myanmar) ha dejado más de 200 mil personas desplazadas de sus hogares, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En su informe, la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) señaló que 108.800 personas han sido desplazadas en el estado de Kayah, donde se han producido enfrentamientos entre los soldados birmanos y las llamadas Fuerzas de Defensa del Pueblo Karenni, formadas a raíz del golpe militar.

Decenas de miles de desplazados lo han sido también en otros estados birmanos, como Karen (Kayin) y Chin, mientras que en Shan y Kachin los recientes combates han agravado el conflicto étnico existente desde hace décadas.

Ante una crisis humanitaria marcada por los miles de desplazados, entre ellos niños y ancianos, que ni siquiera disponen de alimentos, medicinas y refugio adecuados, la milicia karenni declaró el martes el cese temporal de las hostilidades.


Según datos de la OCHA, hay un total de un millón de personas que necesitan ayuda en el país, muchas desde antes del golpe militar, para lo que se necesitan 276 millones de dólares, pero hasta ahora sólo se han conseguido 49 millones.

El Ejército de Myanmar justificó el golpe por un supuesto fraude electoral en las elecciones del pasado noviembre, en las que ganó la depuesta líder Aung San Suu Kyi y que fueron consideradas legítimas por los observadores internacionales.

Inicialmente, los birmanos respondieron con un movimiento de desobediencia civil y manifestaciones masivas reprimidas por la policía y los militares, que utilizaron armas de fuego contra civiles desarmados.

 

La brutal represión contra los manifestantes ha dejado al menos 864 muertos y más de 4.800 detenidos hasta la fecha, según la Asociación de Ayuda a los Presos Políticos.

Ante esta situación, muchos manifestantes optaron por tomar las armas y formar milicias civiles para luchar contra el Ejército, en muchos casos apoyadas por guerrillas étnicas. 

La declaración del cese de hostilidades ayer por parte de las milicias civiles en el este de Birmania se decidió a petición de organizaciones civiles y líderes religiosos, después de que la ONU advirtiera de la dramática situación de miles de desplazados.

El relator especial de la ONU para los derechos humanos en el país, Tom Andrews, advirtió la semana pasada del riesgo de muertes masivas por hambre, enfermedades y falta de refugio.

Detalló que hay informes de que el Ejército birmano bloquea la llegada de ayuda humanitaria, e incluso se les acusa de colocar minas antipersona. 

Las más de 100.000 personas desplazadas por esta crisis de violencia en Kayah se han refugiado en su mayoría en los bosques o han huido al vecino estado de Shan.

En esta nota

  • Birmania
  • Golpe de Estado
  • ONU
  • Myanmar
Sigue leyendo