Nacional

Sacerdote es condenado a 30 años de prisión por pederastia

En Chihuahua, un sacerdote pederasta fue condenado a más de 30 años de prisión; su víctima recibirá tratamiento psicológico de por vida.
 

Por Redacción

-
Sacerdote es condenado a 30 años de prisión por pederastia Sacerdote es condenado a 30 años de prisión por pederastia

Por los delitos de violación y abuso sexual agravado contra una menor de ocho años en Chihuahua, el sacerdote Aristeo Baca fue condenado a 34 años y 5 meses de prisión, mientras que su víctima recibirá tratamiento psicológico de por vida.

En la resolución judicial, el juez ordenó al sacerdote el pago de 59 mil pesos por concepto de reparación material que serán destinados a la atención de la víctima.

El 22 de febrero fue declarado culpable por los jueces asignados al juicio en Chihuahua. Sin embargo, el Ministerio Público solicitó que se le dieran 83 años de prisión, además de las medidas de reparación para la víctima de violación y su familia, como terapia psicológica, entre otras.

El sacerdote violó a la menor en más de una ocasión

El tribunal declaró a Aristeo Baca culpable de dos violaciones y un abuso sexual contra la niña.

La víctima -que actualmente tiene 13 años- dijo que a los 7 años comenzó a servir en la iglesia y un año después se convirtió en monaguillo.

Todos los domingos llegaba unos 40 minutos antes del inicio de la misa acompañada de su padre, quien se dedicaba a arreglar el altar, preparar las túnicas, controlar la distribución de las sillas en el templo, preparar el vino y el agua y tocar las campanas. 

Como les hemos comentado en otras notas informativas de La Verdad Noticias, ella declaró durante el proceso contra los acusados que se quedó en la casa parroquial sola con el presbítero.

"Violaron mi derecho como niña, que no me tocaran ni hicieran lo que me hicieron", expresó ante las preguntas del agente del Ministerio Público para narrar lo que vivió desde los ocho años.

La adolescente, originaria de Chihuahua, dijo que la primera vez que fue agredida por Aristeo ocurrió en 2015, en la casa parroquial ubicada en la colonia Santa María, y la última agresión la sufrió el 28 de enero de 2018. 

La ahora víctima expuso que en una ocasión, en 2015, Aristeo fue por ella a su casa para llevarla a comer un helado junto con los niños del hogar que dirigía y luego la trasladó a la casa parroquial, donde inicialmente le pidió que jugara a las escondidas, pero luego la sometió sexualmente.


Asimismo, explicó una agresión sexual ocurrida supuestamente en 2016, como en el mes de septiembre, cuando estaban viendo una película tapados con mantas y a metros de sus padres, que no se dieron cuenta de lo ocurrido.

Respecto a la sentencia, a través de un video el abogado del sacerdote Maclovio Murillo, dijo que la defensa de Aristeo Baca apelará la decisión de los jueces para que los magistrados del Tribunal Superior de Justicia del Estado resuelvan si la sentencia se mantiene, se revoca o se modifica.


 

En esta nota

  • Chihuahua
  • Sacerdote
  • Pederastia
Sigue leyendo