Noticias

Cómo y por qué tendemos a malinterpretar las emociones que tenemos

Hay errores que solemos cometer las personas y que afectan severamente la salud mental; hoy te hablamos de la malinterpretación de las emociones y cómo nos afecta
 

Por Redacción

-
Cómo y por qué tendemos a malinterpretar las emociones que tenemos Cómo y por qué tendemos a malinterpretar las emociones que tenemos

Claro que las emociones de las personas, revelan cosas interesantes sobre sus existencias; sin embargo, en este tema se pueden dar mal as interpretaciones, no solo de los sentimientos de los demás, sino también de los propios. Todo esto puede llevar a tener un mal manejo de las situaciones y sensaciones que ocurren. 

Una vez que se logra identificar las emociones que se experimentan, se va a conseguir permanecer más tranquila y con reacciones más efectivas y pacíficas. Hay errores comunes que las personas debemos evitar cometer, para conservar una mejor salud emocional, de los cuales vamos a hablar a continuación. 

 

Errores que se comenten en la identificación de las emociones

Pensar que las emociones se relacionan con las situaciones actuales, cuando lo hacen más con el pasado.

Es cierto que las personas somos una gran máquina de memoria y aprendizaje, por lo que no reaccionamos a las situaciones nuevas como si nunca antes hubiéramos interactuado con el mundo, sino que reaccionamos con base en las experiencias previas. Emociones como el enojo, no deben avergonzarnos, pues esto es un mecanismo de defensa del cuerpo, contra experiencias en las que nos faltaron al respeto. 

 

Pensamos que las emociones de otras personas se relacionan con nosotras.

Cuando alguien reacciona emocionalmente, solemos creer que lo hacen dependiendo de nuestro comportamiento y la situación actual, pero la realidad es que esta persona está relacionada con todo un contexto, desde su infancia, hasta su vida laboral. Las reacciones de las personas muchas veces buscan protegerlas de dolores del pasado.

Creemos que las emociones debemos reprimirlas.

Muchas culturas del mundo están muy acostumbradas con la comodidad, incluido el tema de la salud emocional. El problema es que mucho de lo que hacemos instintivamente para reducir la angustia, en realidad incrementa los sentimientos complicados. Gastamos demasiada energía en evitar las emociones, sobre todo las que se pueden oponer a nuestros valores. 

Las emociones debes reconocerse para gestionarlas adecuadamente. / Especial Pixabay

 

Nos obsesionamos con una sola emoción.

Mucha gente tiene una emoción dominante en su ser. Para evitar esta situación, se puede usar una técnica de autorregulación; esta consiste en usar la palabra "y" cuando se piensa o habla de las emociones propias. Un ejemplo es cuando se presenta un sentimiento feliz junto con uno negativo, como en el caso de un embarazo: una mujer en este estado se puede sentir contenta, pero también nerviosa por el parto.

Cuando se tienen múltiples emociones complicadas, esta técnica también va a funcionar para liberarse y hablar de lo que se está sintiendo. "Me siento ansiosa y me siento enojada", esta frase puede ser válida y útil para ver más opciones de reacciones entre las que escoger la más idónea. 

Las personas solemos polarizar nuestras emociones.

Esto se refiere a que vemos a los sentimientos como razonables o irracionales, justificados o injustificados. Esto puede hacer sufrir a la persona que está experimentando una emoción que la situación no suele "aceptar". Por ejemplo, cuando hay enojo en determinado momento, que no suele ser visto como un motivo para los demás, se puede invalidar lo que se está sintiendo. Por eso se debe fortalecer el pensamiento y la autoconfianza. 

En esta nota

  • Salud emocional
Sigue leyendo