Salud

Beneficios de que los niños crezcan con un cachorro; sí, incluye la responsabilidad

Tener una mascota significa compromiso, amor y empatía. Por eso hoy en Soy Carmín te hablamos de los beneficios que los niños tienen al crecer con un perrito en casa.
 

Por Redacción

-
Beneficios de que los niños crezcan con un cachorro; sí, incluye la responsabilidad Beneficios de que los niños crezcan con un cachorro; sí, incluye la responsabilidad

Los beneficios de que los niños crezcan con un cachorro en casa; sí, incluye la responsabilidad. Cuando los niños son pequeños, forjan vínculos especiales con quienes les rodean, incluidas las mascotas. Es un vínculo lleno de amor, inocencia y empatía, por lo que supone grandes beneficios para los pequeños.

Y esto no es sólo una hipótesis, sino una realidad demostrada por estudios, según el portal Bebés y más. La investigación publicada en la revista Pediatric Research reveló que tener una mascota en casa ayuda a los niños menores de cinco años a tener un mejor desarrollo social y emocional.

Para tener datos con fundamento, participaron en el estudio 1.646 padres de niños de entre dos y cinco años. Tras analizar la información, los investigadores determinaron que los vínculos afectivos con los cachorros permiten a los pequeños tener mayor seguridad y confianza, y desarrollarse mejor.

Incluso se detectó que los niños que crecen con un cachorro en casa son un 30% menos propensos a tener problemas de conducta porque crecen de la mano de una mascota que se convierte en su amigo. Y esto les ayuda a no sentirse solos y a expresar sus emociones.

Adicionalmente, la Asociación Canina de Trabajo Humanitario ACATH destaca tres beneficios de que los menores de edad crezcan en un hogar con un can:

1. Tienen un mejor sistema inmunológico. Esto se debe a que el sistema inmunológico de los pequeños se refuerza, disminuyendo las infecciones respiratorias e infecciones de oído. En pocas palabras, sus defensas aumentan y son menos propensos a enfermarse, de modo que gozan de mejor salud.

2. Tienen mejor autoestima. Al establecer un vínculo afectivo, los niños se sienten acompañados y amados, lo que siempre es benéfico para desarrollar la autoestima. Además, aprenden acerca de la empatía y solidaridad y eso les permite ser generosos, comprendiendo la importancia de ayudar a los seres vivos sin importar su especie.

3. Aprenden acerca de la responsabilidad. Tener una mascota siempre implica responsabilidad y amor porque tienen que cubrir las necesidades básicas de los perritos. Por ejemplo: les tienen que dar de comer y beber, además de que les tienen que dedicar tiempo de calidad y cubrir sus necesidades afectivas.

Este último punto engloba un todo, porque los niños toman conciencia de valores y roles, partiendo desde el amor, no la obligación que es impuesta. A medida que crecen, es una gran lección de vida que marca una gran diferencia en la vida porque saben que tienen responsabilidad en diferentes aspectos de la vida, empezando por ellos mismos.

En esta nota

  • Beneficios de que los niños crezcan con un perrito
Sigue leyendo