Salud

Inglaterra evitará 200 mil casos de enfermedades cardíacas con esta medida

Inglaterra evitará que 200.000 personas sufran enfermedades cardíacas y ahorrará 1,64 millones de libras en atención médica con un programa de reducción de la sal
 

Por Redacción

-
Inglaterra evitará 200 mil casos de enfermedades cardíacas con esta medida Inglaterra evitará 200 mil casos de enfermedades cardíacas con esta medida

El programa de reducción de la sal en Inglaterra entre 2003 y 2018 logró reducir el consumo medio de sal de los adultos ingleses en un 15%, según un nuevo estudio.

Los datos muestran que ahora se consumen 8,38 gramos de sal al día en Inglaterra, frente a los 9,38 gramos del año 2000.

Si se mantienen estos niveles de ingesta de sal, en 2050 el programa habría permitido que 193.870 adultos menos desarrollaran enfermedades cardiovasculares prematuras y que se ahorraran 1.640 millones de libras en atención sanitaria para la población adulta.

Sin embargo, el NHS dice que los adultos no deberían comer más de seis gramos al día, mientras que la Organización Mundial de la Salud dice que sólo debería haber un límite de cinco gramos al día.

Inglaterra reduce con éxito el consumo de sal

Investigadores de la Universidad Queen Mary de Londres estudiaron la eficacia de las medidas enérgicas contra la sal en los alimentos vendidos en Inglaterra dirigidas por la Agencia de Normas Alimentarias (FSA) entre 2003 y 2011.

El estudio recogió datos de encuestas de población sobre el consumo de sal entre 2000 y 2018 para predecir el impacto a largo plazo en la salud. El programa buscaba reducir la cantidad de sal en la dieta del público mediante la colaboración con las empresas alimentarias.

Los investigadores afirman que el principal motor de la reducción de un gramo diario de sal en la dieta fue que las empresas alimentarias reformularon sus productos tras la presión del gobierno británico.

El Servicio Nacional de Salud dice que los adultos deben limitarse a consumir sólo seis gramos de sal al día, siendo esta cantidad significativamente menor para los niños.

Pero la Organización Mundial de la Salud recomienda que el consumo de sal se reduzca aún más, a sólo cinco gramos al día, un 40% menos que los niveles actuales, para 2030.

Si se alcanza este nivel de cinco gramos, según el último estudio, se evitarían 213.880 casos más de enfermedades cardiovasculares prematuras.

Prevención permite ahorro de recursos al gobierno

Los beneficios de reducir drásticamente la ingesta de sal van más allá de la reducción de los casos de enfermedades cardíacas, ya que también aliviaría la carga financiera del NHS.

Los investigadores calculan que la reducción de los niveles actuales de sal ahorrará al NHS 1.640 millones de libras en costes sanitarios. Si Inglaterra alcanza el objetivo de la OMS de cinco gramos al día para 2030, esta cifra aumentará a 6.970 millones de libras.

En términos de escala, esto sería aproximadamente la mitad de lo que el NHS asignó a los servicios de salud mental de la nación en 2020/2021.

Sin embargo, a pesar del movimiento positivo para frenar el consumo de sal, los investigadores advierten que se ha producido un estancamiento de los programas de reducción de la sal.

La profesora Borislava Mihaylova, investigadora principal del estudio, declaró: "Nuestros resultados son sorprendentes por los grandes beneficios para la salud que se observan con una política gubernamental eficaz de reducción de la sal en los productos alimentarios cotidianos".

"Estos beneficios podrían verse seriamente amenazados si la política se debilita. El estancamiento de los esfuerzos de reducción de la sal en los últimos años está erosionando los beneficios potenciales para la salud de la población y está costando mucho a nuestro servicio de salud."

"Durante los últimos años, las cantidades de sal en las dietas se han mantenido estables en niveles muy superiores a los recomendados. Si logramos reducir nuestra ingesta de sal a los 5 g diarios recomendados, duplicaremos los beneficios para la salud y el ahorro en atención sanitaria de aquí a 2050."

Hay más camino que recorrer

El profesor Graham MacGregor, coautor del estudio y presidente de Action on Salt, dijo: "Este estudio muestra los enormes beneficios para la salud y la rentabilidad de la reducción gradual de la ingesta de sal en el Reino Unido que se produjo entre 2003 y 2011."


"Desde entonces, la industria alimentaria no ha logrado reducir las cantidades excesivas de sal que añaden a nuestros alimentos (el 80% de nuestra ingesta) en gran parte debido a la inacción del gobierno."

"Ha llegado el momento de que Downing Street tome medidas decisivas para obligar a la industria alimentaria a cumplir. De lo contrario, muchos más miles de personas sufrirán derrames cerebrales y ataques cardíacos innecesarios."

 

En esta nota

  • Inglaterra
  • Enfermedades cardíacas
  • Salud
Sigue leyendo